lunes, 22 de marzo de 2010

Es llamativa la preocupación que tienen algunos de que todos hayamos adquirido nuestro decodificador de TDT antes del apagón analógico.
Es casi tan insistente como las campañas para el pago de impuestos (Hacienda somos todos). Es como si vieran en la TDT una fuente de ingresos...
Si se pregunta sobre las ventajas del nuevo servicio, las respuestas son bastante poco claras. Se habla de alta definición, de interactividad, de más canales y luego se repite como respuesta lo planteado en la pregunta apuntando al genérico "muchos y nuevos servicios".
Quizá es una idea peregrina, pero si se hubiese dedicado lo invertido en la TDT a mejorar radicalmente la conectividad a Internet, la cantidad de "muchos y nuevos servicios" (que ya existen y que nacen todos los días) sería mucho más entendible.
El problema, claro, es que con con la TV ellos deciden lo que puedes ver, mientras que en Internet la cosa cambia... [Sinde mediante]