lunes, 14 de diciembre de 2009

Con esa frase, Stallman define lo que significa el acuerdo entre Microsoft y el Ministerio de Educación de España para dar a los estudiantes de primaria portátiles con una versión de Microsoft Windows muy baratita, unos 8 euros.
Para Microsoft es crucial crear dependencia de sus productos y por ello procura ofrecer regalar su software siempre que pueda. Una vez que el usuario haya invertido tiempo y esfuerzo en aprenderlo e integrarlo en su vida diaria, entonces Microsoft comenzará decirle que se acabaron los regalos. Y ese usuario comenzará a pagar lo que la compañía diga (sus precios), cuando ella lo diga (sus actualizaciones/versiones), y como ella lo diga (campañas antipiratería, por supuesto, subvencionadas por el Estado).