miércoles, 31 de diciembre de 2008


En el siglo pasado se decía que para dejar una huella en el mundo eran necesarias esas tres cosas.
Naturalmente algunos no lo necesitaron. Algunos fueron capaces de dejar su marca en forma de cicatriz en el mundo, rastro indeleble que necesitará mucho tiempo para comenzar a erosionarse.
Pero eso se decía el siglo pasado. Hoy las cosas han cambiado. Hoy dejar huella es casi inevitable.
Un video subido a una página, un correo electrónico, un comentario en un blog, una foto, un chat, una llamada telefónica, una simple visita al médico, una compra con tarjeta de crédito...
Pero lo importante no es que dejemos la huella inevitable, sino que sigamos teniendo hijos, escribiendo libros y plantando árboles.
FELIZ e INTENSO 2009 para todos.

lunes, 22 de diciembre de 2008


Se tiene la creencia de que la forma de combatir el riesgo y el miedo, es la educación, la información. Correcto, ¿pero quién educa a los educadores?. ¿Es una mala formación más perjudicial que la plena ignorancia?.
No, no nos referimos solamente a las campañas de engaño llevadas por los gobiernos para criminalizar lo que no es delito metiendo miedo (aunque podríamos).
¿Y qué sucede cuando los educadores intentan generar pánico?. Como educadores se aprovechan de la ignorancia de sus educandos... para educarlos?.
¿Pero qué ocurre cuando el estudiante quiere formarse y va más allá de lo que le cuentan?. Simplemente que se topa con sin sentidos que le enseñan que nadie sabe nada pero que todos, siempre, opinan.

miércoles, 17 de diciembre de 2008


Se notifica que la partida [C-53608] está cerrada.

De los retos conseguidos queremos destacar:

El fabricante de software Microsoft confirma que ninguna de sus versiones de Explorer (70% de cuota de mercado) es segura

Todos los jugadores recibirán su premio.
Los ganadores, descansen, aprovechen, se lo merecen.
Los perdedores, descansen y háganlo en paz.
A todos, gracias por jugar.

miércoles, 10 de diciembre de 2008


Según muchos uno de los CPD más seguros de Europa.
Se trata de un edificio invertido (más subsuelos que plantas o alturas) localizado en un punto de una ciudad europea de un país con fama de disciplinado. Desde el exterior nada indica lo que esconde y el interior está custodiado por una comisaría al completo.
Dentro, nada ayuda a la localización de un determinado objetivo. Ningún número en las puertas, ningún cartel, ningún indicador. Todas las plantas son exactamente iguales y muchas de las puertas son falsas.
Se contaron 15 puertas con control de acceso para llegar al destino.
Por supuesto, está terminantemente prohibido sacar fotos y mucho menos con un teléfono móvil/celular.




La seguridad física es el último bastión y la ingeniería social, un arma invencible.