jueves, 27 de noviembre de 2008


A raíz de los resultados publicados por Ernst & Young sobre la XI Encuesta Global de Seguridad de la Información, podemos afirmar... que absolutamente nada cambia.
Un breve resumen de todo el estudio podría ser que las personas son y siguen siendo el eslabón más débil de la cadena, y que el verdadero impulsor de la seguridad es el miedo a que se vea dañada la reputación y el valor de la marca.
En otras palabras, publican por dónde son vulnerables y qué es lo que más valoran... El propio estudio es una muestra de que nada cambia y nada se ha entendido.